Publicado en Amor, Cuento, Preguntas, Todo, Vida

¿Qué significa la vida para un asesino a sueldo..? [Historia]

Él ya está en casa...Él ya se encuentra en casa. Aún no sé cómo entró, aunque no se lo puse fácil. No puedo escuchar sus pisadas, ni veo sus movimientos. Es muy profesional. Sin embargo, yo poseo una ventaja que él no tiene: lo conozco mejor que nadie. Así que estoy segura que se encuentra oculto en la oscuridad, con el cuchillo de caza preferido de su padre, observándome.

El que lo conozca me da la ventaja. Pero sé que sus habilidades son superiores, así que me muevo con cuidado.

Él sale como un ninja debajo de mi cama. No sé como llegó ahí. Lanza un ataque con la cuchilla en forma de media luna. Dentro del pequeño instante que me queda para pensar, me da la impresión de que su fuerza no es la de siempre. Sujeto su mano con el arma, y con un movimiento de aikido lo desvío, sin lograr detenerle. Él hace un giro en el aire, y lanza un segundo ataque, así que me inclino hacía atrás y lo esquivo. En el aire, con un movimiento arriesgado, me lanza otro cuchillo que logra rozar mi mejilla. La mascarilla que llevo en la cara se desprende un poco. Con ella no me reconoce, así que no puedo perderla.

—¿Alguna vez te has preguntado, por qué destruyes vidas?

Bien. Modifiqué mi voz. No me reconoce.

—Es la misión, es el objetivo. Si está en la lista, debe morir.
—¿Sabes qué significa morir?
—No.
—Entonces, ¿por qué asesinas como un simple trabajo?

Sus ojos expresan tristeza a cada ataque. ¿Estará enfermo? Éstos son rápidos y precisos, dándome escasas milésimas de segundos para reaccionar. Si yo fuera una aficionada, o peor aún, militar, ya estaría muerta. Él conoce los métodos para destruir a quien tenga enfrente, igual que yo.

—Porque soy bueno en esto. No. Mas bien, porque es lo único que conozco. No es que me guste, pero es un trabajo. Desde pequeño he trabajado así. Todo el mundo muere, lo único que hago es adelantar la fecha.

Su voz es demasiado monótona y tranquila. Nuestra conversación no encaja con nuestros movimientos. Parece una charla normal, pero hacerlo mientras tratamos de matarnos mutuamente resulta un poco extraño.

Ha hecho 7 ataques en total, cada uno de tres o cuatro movimientos, en los cuales no dio ninguna abertura, ni tuve oportunidad de contraatacar. Es parecido a un baile exótico que integra todo el cuerpo. La belleza de nuestros movimientos sincronizados se destaca porque no hay lugar para errores. Un solo fallo nos costará la vida.

—¿Realmente está bien destruir a seres con nuestros mismos sueños? ¿Es correcto asesinar para vivir?
—¿Correcto? ¿De donde has sacado que lo correcto existe? Lo correcto para una persona no es lo mismo para otros. Demasiado subjetivo. ¿Dónde termina el bien y empieza el mal? La verdad, la justicia y la bondad son conceptos que no existen en nuestro mundo. Los asesinos renunciamos a esos conceptos porque no describen bien la realidad en que vivimos.
Sigue leyendo “¿Qué significa la vida para un asesino a sueldo..? [Historia]”

Publicado en Cuento, Espiritualidad, Todo, Vida

Un cielo rojo…

Cielo azul, cielo rojo..

1:00 pm. ¿Día de campo? Ver mucha gente trabajando en armonía en la comida tiene un buen efecto en el ánimo, no importa que tan triste y desorientado uno se sienta. No recuerdo ni porqué me sentía mal. El cielo es azul claro, la vista se extiende a mucho pasto verde y mesas con manteles blancos, además de platillos de muchos colores. Hay personas de diferentes nacionalidades quienes preparan comida, quienes la sirven en platos, y también quienes comen. No entiendo bien qué hago en este lugar, pero me atrae. La gente, la atmósfera, la comida. Aún si no los conozco, ¿me dejarán unirme? ¿me juzgaran por ser un extraño? ¿será mejor irme?

2:00 pm. En una mesa, veo cara conocidas, pero no recuerdo de dónde los conozco. Una chica que viste de rojo me ve, y me saluda alegremente. Tiene una gran sonrisa en sus labios y es muy hermosa. Inesperadamente me abraza, noto que trata de contener las lágrimas… ¿De dónde la conozco? ¿Por qué me saluda con tanta confianza? Sonrío, le saludo con pocas palabras, y me voy. Es demasiado amigable, pienso que desea obtener algo de mi. No me gusta la gente que toma demasiada confianza.

3:00 pm. Una familia me ha invitado a comer con ellos. Parecen personas ignorantes de la situación del mundo, porque sonríen demasiado, mientras hacen bromas entre ellos. Estoy completamente en silencio mientras ellos hablan, no tratan de forzarme a la conversación. Me señalan una silla, y colocan un plato, con una sonrisa. Recuerdo un dolor pasado, y me pregunto porqué a ellos no les duele igual. Me siento y como. En agradecimiento, les regalo una sonrisa, y me voy, mientras me invitan a regresar, y sus rostros se iluminan como si hubiesen encontrado un tesoro.

5:00 pm. —¿Donde te habías metido? Me parece que no te sientes muy a gusto andando por ahí tu solo, ¿Verdad? Deja que te acompañe. Puedo hacer tu camino más divertido.— Su sonrisa está llena de compasión. Sigue leyendo “Un cielo rojo…”

Publicado en Espiritualidad, Todo, Vida

Trabajo y vida

Hormiga inspiradora.

 “Vete donde la hormiga, oh perezoso; mira sus caminos y hazte sabio” (Pro. 6:6).

Toda la vida es trabajo.

Nuestro cerebro siempre está funcionando. Por ejemplo, en las noches, se ocupa en cosas tan triviales como catalogar, descartar y/o comprimir la infinidad de datos procedente de un día de vida en el universo. Y tanto trabajo, mientras nosotros “descansamos”. Puedo decir, que trabajamos hasta mientras dormimos.

Abrir nuestros ojos, levantarnos y desayunar es trabajo también: Está implicando movimientos musculares, esfuerzo físico y mental. Pero a nosotros no nos parece. Estamos muy felices con las galletas y el café, que nos olvidamos que hemos gastado energía en ello.

Pero gastamos energía. Como un grifo abierto, que gasta agua como si nunca se acabara. Y siempre lo hacemos, sin importar la cantidad. Nos gastamos al observar, abrazar a un ser querido, escuchar música, recordar, leer poesía, caminar a casa, respirar, y cualquier otro verbo. Trabajamos al hacer cualquier cosa. Sigue leyendo “Trabajo y vida”

Publicado en Amistad, Espiritualidad, Preguntas, Todo

¿Cómo vencer la nostalgia?

Mi nostalgia...

Un pasado. Todos tenemos uno. El curso del tiempo lo ha sepultado bajo días y días que mueren sin parar. Un día, comprendí que no volverá. Me di cuenta de que vivía en otro tiempo, en otra vida, y ese pasado había quedado abandonado, en un doloroso olvido.

¿Qué será de mis amigos de la infancia? ¿Cómo estarán aquellos seres queridos que ya no veo? ¿Cómo estar juntos, si la distancia y el tiempo se nos interponen?

  • ¿Hay un recuerdo en tu pasado tan hermoso, que te duele terriblemente, que ya no pueda ser otra vez?
  • ¿Alguna vez has extrañado tanto a alguien, que el dolor por su ausencia, es mucho mejor que su olvido?

Bienvenidos al Anochecer de la Nostalgia.

Me considero un chico afortunado. He fracasado, he sufrido, y he sentido suficiente dolor para aprender que la mejor forma de evitar estas tragedias, es informarse al respecto.

Así, mejor lo buscamos en un diccionario. Según Wikipedia, la nostalgia es: “el sufrimiento de pensar en algo que se ha tenido y que ahora ya no se tiene. La nostalgia se puede asociar a menudo con una memoria cariñosa […]”.

Así, todos alguna vez hemos experimentado en alguna ocasión. Es añorar ese pasado olvidado, desear cruzar ese océano de silencio que nos impide vivir nuestros recuerdos otra vez. Es buscar vez tras vez a esa persona, en todo otro rostro ajeno, de una historia lejana que una vez amamos, a pesar que sabemos que la distancia o el tiempo se rebelaron contra nuestro anhelo.

Conozco a varias amistades que sufren igual. Pero no debería ser así. No es lógico amargarnos por lo que no podemos cambiar. Lo primero es saber qué es, pero lo más importante es saber qué hacer luego. Así que veamos alguno pasos, para sonreír mientras la oscuridad de la noche nos rodea…

Sigue leyendo “¿Cómo vencer la nostalgia?”