Publicado en Amistad, Amor, Cuento, Espiritualidad, Preguntas, Todo, Vida

Los domingos libres sin sagrados… [Historia]

Estudio

Se dice que los domingos son sagrados. En mi opinión, los días libres son sagrados.
Desde el punto de vista de aquellos días en la escuela, el domingo era uno de los dos días de descanso que teníamos. Yo tenía incluso la posibilidad de odiarlo como mi eterno recordatorio del lunes infame. Cuando pasamos a la etapa laboral, esa bendición se ve truncada a un solo día. Ahora mismo, sólo se me permite amarlo como lo único que me queda. ¿Qué hay con ese entrenamiento subconsciente para el conformismo, emitido por la sociedad?
Por ello, mis domingos libres son sagrados.

Por ello, cuando mi linda hija de 14 años me pide que la acompañe afuera en domingo, mi respuesta es algo tardía.
Mientras bajo el libro que estaba leyendo, y hago como que pienso en lo que dijo, realmente me despido de mi hermoso domingo.
Pero no me malinterpreten. Estoy feliz de que me haya invitado a hacer algo junto a ella. De hecho, no recuerdo que me haya pedido hacer algo así desde hace ya un tiempo. Por ello, mi primera repuesta es calcular las razones detrás de este inesperado giro de los eventos.
“¿Necesitas dinero?”.
“Papá…” dice Karina mirándome con mucha lástima: “no, no necesito dinero. Además, si necesitara te lo pediría. No pienses que solo te invito por eso, ¿si? No necesitas desconfiar tanto…”
No, no es desconfianza, Karina. Es instinto. Protejo mi corazón de una desilusión causada por mi propia sangre, y también protejo mi valioso domingo. Es decir, si no me necesita realmente, podía sólo darle el dinero sin sentirme culpable…
Pero parece que realmente necesita a su autoproclamado inútil padre. Inútil, por supuesto, en temas relacionados con la juventud de hoy. No es que mi autoestima sea baja o algo así…
“Oh… Esta bien. Si es por mi linda hija, sabes que haría lo que fuera”.
Ella muestra una sonrisa burlona. Parece que mi broma funcionó.
“Ganas puntos por lo que realmente significa, pero los pierdes por la forma en que lo dices…”
Asi que los pierdo por cómo lo digo, ¿eh? Debo reconocer que probablemente no diría algo tan embarazoso en algún sitio público.
“Ejem… ¿Y se puede saber a dónde vamos?”
“¿Y porqué esa cara?”
Ups. Probablemente hice una expresión de molestia justo ahora. Nuevamente, no me malinterpreten. Estar con mi hija es una experiencia revitalizante en cualquier momento y lugar. Pero el solo pensar en salir de casa en este hermoso día…
“¿Qué cara? Es mi cara normal, por favor no vayas a burlarte de ella de modo que puedan afectar mi autoestima en esta importante etapa de mi vida…”
Karina suspira con una cara melancólicamente amable. Ahora ésa es una cara graciosa.
“Hoy el clima es muy bonito. Hay nubes, pero no parece que vaya a llover, y el Sol no es muy fuerte. Además, el viento es agradable”.
“Te faltó mencionar el pronóstico para mañana”.
Karina sonrie.
“Mañana no importa, porque estarás trabajando y ya no estarás conmigo”.
“Su-supongo…”
Esta chica sigue diciendo esta clase de cosas ahora y siempre, ¿debe pegar duro donde más duele? ¿acaso es un niño? Pero no sería tan linda si fuera niño, así que lo dejaré pasar.

***

Al final, salimos a la tienda de la esquina. Sigue leyendo “Los domingos libres sin sagrados… [Historia]”

Anuncios
Publicado en Cuento, Espiritualidad, Todo, Vida

Atascado…

Camión que avanza por la vida...

Existen cuentos sobre autos capaces de volar. He visto muchos correr sumamente rápido, como si volaran, así que siempre pienso en tales cuentos cuando mi camión se descompone en medio del camino. Salgo, cierro la puerta, ahogo la maldición que estaba a punto de gritar, cierro los ojos, y pienso en aquellos vehículos capaces de correr tan rápido como el viento.

Hasta ahora, he sido feliz con el camión que llevo. Cumplía con mis expectativas, pero recientemente parece que falla demasiado. Por ello, mis fantasías de velocidad. No hay mejor motivo para idear ilusiones que sentirse atascado en medio del camino.

Estaría feliz si tuviera una motocicleta, por ejemplo. Son rápidas y sencillas, sin duda. Debido a que no llevan mucho equipaje, quizá no tuviera que soportar la infinidad de veces que se me ha descompuesto el motor, aunque también es un problema no poder llevar más que unas cuantas cosas. Digo esto, aunque quizás también no sea más que una excusa: El motor de mi automóvil es también mi responsabilidad. Si se encuentra en éste estado, quizás es culpa mía.

Compruebo las conexiones del motor y no encuentro la falla. ¿Cómo no puedo comprender mi propio camión? ¿Qué hice la última vez que me vi en un aprieto como este?

Ya recuerdo. Voy a la parte de atrás, y abro la puerta que guarda mi equipaje. Guarda toda una vida de progresos y fracasos. Escojo uno. El que menos valor tenga, aunque me sigue doliendo el tener que abandonarlo. Lo saco a la carretera y lo dejo a un lado del camino. Es bastante pesado, así que la operación me cuesta unos quince minutos.

Giro la llave. El camión se sacude tres o cuatro veces y arranca. A paso de tortuga, mi camión cumple su papel, al menos por ahora. A veces me pregunto, ¿Debería abandonarlo todo, y conseguirme un vehículo que me lleve más rápido a mi destino?

Publicado en Cuento, Espiritualidad, Todo, Vida

Un cielo rojo…

Cielo azul, cielo rojo..

1:00 pm. ¿Día de campo? Ver mucha gente trabajando en armonía en la comida tiene un buen efecto en el ánimo, no importa que tan triste y desorientado uno se sienta. No recuerdo ni porqué me sentía mal. El cielo es azul claro, la vista se extiende a mucho pasto verde y mesas con manteles blancos, además de platillos de muchos colores. Hay personas de diferentes nacionalidades quienes preparan comida, quienes la sirven en platos, y también quienes comen. No entiendo bien qué hago en este lugar, pero me atrae. La gente, la atmósfera, la comida. Aún si no los conozco, ¿me dejarán unirme? ¿me juzgaran por ser un extraño? ¿será mejor irme?

2:00 pm. En una mesa, veo cara conocidas, pero no recuerdo de dónde los conozco. Una chica que viste de rojo me ve, y me saluda alegremente. Tiene una gran sonrisa en sus labios y es muy hermosa. Inesperadamente me abraza, noto que trata de contener las lágrimas… ¿De dónde la conozco? ¿Por qué me saluda con tanta confianza? Sonrío, le saludo con pocas palabras, y me voy. Es demasiado amigable, pienso que desea obtener algo de mi. No me gusta la gente que toma demasiada confianza.

3:00 pm. Una familia me ha invitado a comer con ellos. Parecen personas ignorantes de la situación del mundo, porque sonríen demasiado, mientras hacen bromas entre ellos. Estoy completamente en silencio mientras ellos hablan, no tratan de forzarme a la conversación. Me señalan una silla, y colocan un plato, con una sonrisa. Recuerdo un dolor pasado, y me pregunto porqué a ellos no les duele igual. Me siento y como. En agradecimiento, les regalo una sonrisa, y me voy, mientras me invitan a regresar, y sus rostros se iluminan como si hubiesen encontrado un tesoro.

5:00 pm. —¿Donde te habías metido? Me parece que no te sientes muy a gusto andando por ahí tu solo, ¿Verdad? Deja que te acompañe. Puedo hacer tu camino más divertido.— Su sonrisa está llena de compasión. Sigue leyendo “Un cielo rojo…”

Publicado en Espiritualidad, Todo, Vida

¿Vivo?

Irresponsabilidad:
Descuido, negligencia, necedad, irreflexión, imprudencia, informalidad, insensatez, insolvencia, incompetencia…
Falta en el cumplimiento de las obligaciones o en el cuidado al hacer o decidir algo.

Todos tenemos un poco de irresponsables. Quizá no puedan creerlo, pero incluso yo. Esto es porque somos humanos imperfectos. Imperfecto es la explicación.

Pero a veces, sucede que se nos nota un poco más de lo normal.

Ser responsable significa ser consecuente con nuestras acciones, cumplir con los deberes y ser capaz de asumir nuestros errores. Pero no se necesita ser un modelo de moralidad para ser llamado responsable. Como humanos imperfectos, todos tenemos defectos, debilidades.

Me he olvidado de cosas importantes para mi. Mi meta, mi gusto por la escritura, mi deseo de ayudar… ¿Eso me hace un irresponsable?

Si la responsabilidad es un poco subjetiva a causa de nuestra imperfección, ¿Cómo sé qué tan responsable soy?

¿Un pequeño grado de irresponsabilidad es aceptable? Depende en qué. No hacer la limpieza de la casa una semana, por pereza, es una irresponsabilidad que definitivamente apesta, y puede darnos problemas de salud.

Yo creo que la verdadera irresponsabilidad sería abandonar nuestras metas en la vida, o bien, vivir sin tener ninguna. Si no sabemos a dónde vamos, ¿Cómo llegaremos? O si sabemos pero de todos modos no estamos dando los pasos necesarios para alcanzar nuestro objetivo, ¿Qué nos motiva a seguir caminando?

Una vida sin propósito es la irresponsabilidad más grande que existe. Es como una computadora sin sistema operativo, es un tractor sin gasolina, es una persona sin esperanza. Si somos creados para vivir, ¿Porqué solo fingir que vivimos?

Al final, como está escrito,

Porque cada uno llevará su propia carga de responsabilidad

Gálatas 6:5

Publicado en Amistad, Amor, Espiritualidad, Poesia, Sonrisas, Todo, Vida

Hasta luego, mamá…

Niña de sueños grandes..

Con eso, oí una voz fuerte desde el trono decir:
“¡Mira! La tienda de Dios está con la humanidad, y él residirá con ellos, y ellos serán sus pueblos. Y Dios mismo estará con ellos. Y limpiará toda lágrima de sus ojos, y la muerte no será más, ni existirá ya más lamento ni clamor ni dolor. Las cosas anteriores han pasado”.
(Revelación 21:3, 4)

Hoy es un día muy feliz y agradable,
porque tenemos el honor de recordar,
a una amiga tan gentil e inolvidable,
chica sabia, que nos enseñó a amar…

Ahí va, esa niña de sueños grandes,
como se esfuerza, para poderlos alcanzar,
la vida no recompensa por cuánto andes,
es el camino que elijas al avanzar…

Buscar el bien, sin mirar en el pasado,
sin rencores, seguir la senda del perdón,
de los temores no preocuparse demasiado,
confiar que Dios nos dará su bendición.

Vivir feliz, para poder hacerlos felices,
y a quien necesite, curar sus cicatrices,
recibir da alegría, pero dar es lo mejor,
sus huellas marcan el camino del amor..

Y todos aquellos recuerdos, los tristes y los felices,
tus numerosas virtudes, tus inapreciables defectos,
todas aquellas palabras que tan alegremente dices,
todo ese inmenso amor, que hacia momentos perfectos…

Es un hasta luego, mamá, no es un adiós,
porque conoces lo que ha prometido Dios,
en un futuro nos volveremos a ver,
y una gran familia feliz vamos a ser.

Es un hasta luego, mamá, no te olvidaré,
porque tu conoces lo mucho que te amé,
tu sueño el día de hoy es realidad,
una familia fundaste en felicidad…

Una parte del camino te acompañé,
en el mio estuviste tú todo momento,
fuiste y eres mi raíz y mi sustento,
Y yo tu orgullo y tu semilla soy y seré,

Nos mostraste lo que es vivir en integridad,
nos enseñaste a amar la rectitud,
nos animaste a compartir toda bondad,
nos llenaste de completa gratitud…

Una persona muy fácil de querer,
es igualmente muy difícil de olvidar,
no es doloroso tu recuerdo tener,
pero si lo es tu regreso esperar…

Con fe, toda mi vida esperaré,
Mi corazón conservará tu amor,
Sobre mis miedo te juro, triunfaré,
De pie, yo soportaré el dolor…

Es mi honor, mi destino, tu camino seguir,
no importa lo difícil, se puede conseguir,
por tus sueños, yo lucharé sin dudar,
para así mi sueño imposible alcanzar…

Es un hasta luego, mamá, no es un adiós,
porque conoces lo que ha prometido Dios,
en un futuro no lejano feliz serás,
y de Su propia mano te saciarás…

Es un hasta luego, mamá, yo feliz seré,
por haberte conocido, mi vida amaré,
un mundo sin hospitales nos esperará,
un mundo que sin tus lágrimas bello será…

Dios me dio tres regalos, tu decías,
que hacen de mi vida un paraíso,
y yo creo que el regalo que Él nos hizo,
es aún más grande al tenerte éstos días.

Por ti, supe lo que es ser feliz,
valorar lo que de verdad importa,
de tu cariño me volví tu aprendiz,
con felicidad, el amor todo soporta.

Por ti, supe lo que es estar triste,
el inmenso deseo de no verte partir,
el consuelo de que tu sueño cumpliste,
la esperanza de que jamás vas a sufrir.

Por ti supe lo que es estar agradecido,
por dedicar tanto tiempo a todo darnos,
por ser simplemente quien habías sido,
y por más que nada en el mundo amarnos.

Mi corazón siempre está lleno y rebosa,
de tantos recuerdos tuyos que tengo ahí,
y este sentimiento te hace tan gloriosa,
que todo este amor te lo dedico a ti:

Gracias por darme vida en este mundo.
tu y Dios hicieron posible mi existencia,
y aunque la vida solo dure un segundo,
pronto de tiempo ya no habrá carencia.

Gracias por los días que pasamos juntos,
llenos de sonrisas y mucha felicidad,
nuestra historia termina en suspensivos puntos,
porque pronto viviremos una eternidad.

Gracias por todo aquello que nos diste,
tus recursos, tu vida, tu gigantesco amor,
con sabiduría nuestro corazón esculpiste,
con cariño a nuestra vida diste sabor.

Hay tantas cosas que de ti extrañaré,
bromas y regaños, tu disciplina que auxilia,
nuestro ratos platicando de todo en familia,
y es por eso que por siempre te cantaré:

Es un hasta luego, mamá, no es un adiós,
porque conoces lo que ha prometido Dios,
en el presente tu familia muy feliz es,
por la promesa de poder vernos después.

Es un hasta luego, mamá, en paz te irás
al polvo que no sufre tu volverás,
tu sueño solo un parpadeo durará,
y al abrir los ojos todo nuevo será…

Fuente: Una promesa eterna… (https://rickartz.wordpress.com/)