Publicado en Cuento, Espiritualidad, Todo, Vida

Un cielo rojo…

Cielo azul, cielo rojo..

1:00 pm. ¿Día de campo? Ver mucha gente trabajando en armonía en la comida tiene un buen efecto en el ánimo, no importa que tan triste y desorientado uno se sienta. No recuerdo ni porqué me sentía mal. El cielo es azul claro, la vista se extiende a mucho pasto verde y mesas con manteles blancos, además de platillos de muchos colores. Hay personas de diferentes nacionalidades quienes preparan comida, quienes la sirven en platos, y también quienes comen. No entiendo bien qué hago en este lugar, pero me atrae. La gente, la atmósfera, la comida. Aún si no los conozco, ¿me dejarán unirme? ¿me juzgaran por ser un extraño? ¿será mejor irme?

2:00 pm. En una mesa, veo cara conocidas, pero no recuerdo de dónde los conozco. Una chica que viste de rojo me ve, y me saluda alegremente. Tiene una gran sonrisa en sus labios y es muy hermosa. Inesperadamente me abraza, noto que trata de contener las lágrimas… ¿De dónde la conozco? ¿Por qué me saluda con tanta confianza? Sonrío, le saludo con pocas palabras, y me voy. Es demasiado amigable, pienso que desea obtener algo de mi. No me gusta la gente que toma demasiada confianza.

3:00 pm. Una familia me ha invitado a comer con ellos. Parecen personas ignorantes de la situación del mundo, porque sonríen demasiado, mientras hacen bromas entre ellos. Estoy completamente en silencio mientras ellos hablan, no tratan de forzarme a la conversación. Me señalan una silla, y colocan un plato, con una sonrisa. Recuerdo un dolor pasado, y me pregunto porqué a ellos no les duele igual. Me siento y como. En agradecimiento, les regalo una sonrisa, y me voy, mientras me invitan a regresar, y sus rostros se iluminan como si hubiesen encontrado un tesoro.

5:00 pm. —¿Donde te habías metido? Me parece que no te sientes muy a gusto andando por ahí tu solo, ¿Verdad? Deja que te acompañe. Puedo hacer tu camino más divertido.— Su sonrisa está llena de compasión. Sigue leyendo “Un cielo rojo…”

Anuncios
Publicado en Cuento, Espiritualidad, Preguntas, Todo

El nombre de una segunda oportunidad…

Enterrado, pero vivo.

No he muerto. Sólo he sido sepultado en grandes cantidades de obligaciones que ahogan mi vida. Estoy enterrado, y vivo, debajo de ésa gruesa capa de deberes. Y deben saber que ser sepultado en vida es realmente horrible.

En casos como éstos, uno ve pasar su vida ante sus ojos. Es literal, porque el miedo a la muerte es muy real. Uno revive su historia, realmente se descompone en los fragmentos del pasado que nos construye, como un rompecabezas de recuerdos que uno simplemente no puede imaginar antes de una amenaza letal como ésta.

Lo que vi en este acertijo subconsciente, son las respuestas a preguntas que jamás se hace nadie. En mi caso, con mi afición por las preguntas, incluso yo las había olvidado. Pero no dejaron de sorprenderme ésas respuestas.

Todo oscuro, debajo de mis grandes y pequeños problemas, aguardaba a que mi mente se tranquilizara. Las piezas del crucigrama hipnótico de mis recuerdos, me preguntaron con un susurro, por enésima ocasión: Sigue leyendo “El nombre de una segunda oportunidad…”

Publicado en Amistad, Cuento, Sonrisas, Todo

Solicitud de amistad…

Diamantes de la vida

Los Diamantes de la Vida

Estas cansada, aterrada y sola. Es de noche y sabes que en este bosque hay lobos, hienas, chacales, y tigres feroces capaces de atraparte donde sea que te escondas. Tu salvación, llegar al pueblo, está a kilómetros de distancia.
En tus primeros pasos escuchas algo: Una criatura te sigue. Corres sin pensar y la criatura sale justo enfrente de ti. Otros dos felinos aparecen por detrás y en un segundo parece que tu vida ya es historia.
Un rugido fuerte estalla detrás de ti y las bestias huyen espantadas. Las luces de una camioneta todo-terreno revelan a un sujeto con una escopeta, un campesino. Lo miras con un nudo en la garganta y él, señalando su camioneta, sonríe: —Parece que llegué a tiempo para interrumpir la cena. ¿Te parece bien si nos vamos? Este bosque me da miedo…

Hola ¿Qué tal? ¿Qué te pareció la historia que escribí arriba?

Así es como yo veo la Amistad.

Cuando más lo necesitamos, cuando nos sentimos más solos, más aterrados, más confundidos; cuando damos un paso en falso y caemos, o si alguien nos derriba… A la persona que está con nosotros en esos momentos, apoyándonos sin pedir nada a cambio más que nuestra confianza, ese es un Amigo.

Esta carta tiene un motivo. Sigue leyendo “Solicitud de amistad…”

Publicado en Cuento, Espiritualidad, Poesia, Todo

Ciudad Esperanza

Parque Ilusión

La Oscuridad se acercaba. Ya no había nada qué hacer. Todo estaba perdido. Rickartz corrió a donde siempre iba cuando tenía problemas. Un pequeño Parque en medio de la Ciudad, su refugio perfecto a todo.

Pero había otra razón para ir ahí. Poco a poco, mientras él corría por las calles desiertas y tenebrosas hacia el Parque Ilusión, las luces de todo lugar estallaban, acercando la terrible Oscuridad, que lo consumía todo, que se devoraba la Ciudad entera. Solo el Parque podría protegerlo.

Al llegar no había absolutamente nadie. Como siempre. Se refugió en la misma banca de costumbre, en medio de todo y miró al Cielo. Ahí estaba. Ella lo salvaría…

Mientras tanto, las lámparas de toda calle vacía, de todo negocio olvidado, toda fuente de luz en Ciudad Soledad, se apagaba estallando violentamente. Rickartz seguía mirando al Cielo. El Parque Ilusión no resistiría mucho. La Oscuridad se lo consumiría tarde o temprano. Él seguía mirando a su Estrella. Celestial y glamorosa, él confiaba ciegamente en que lo ayudaría. Y pidió un Deseo.

Dios escuchó su Deseo. Amorosamente desató la Estrella del Cielo y le dijo: “Cuida a mi amigo, y él te querrá por siempre”.

Rickartz vió que la única lámpara que brillaba en Parque Ilusión, se extinguía. La Oscuridad se acercaba.

Ya no habia nada qué hacer. Todo estaba perdido… O tal vez no…

La Estrella brilló cada vez más fuerte, hasta iluminar la Ciudad entera, pareciéndose al Sol.

La Estrella se acercó a Rickartz, sonriendo dulcemente. Y le dijo:

“Mi nombre es Sabiduría. Y de ahora en adelante, ésta es Ciudad Esperanza”.

Fuente: Mi Pasado (https://rickartz.wordpress.com/).

Publicado en Amor, Poesia, Todo

Amor y Felicidad… [Poema]

Amor y felicidad

Otra vez no veré a mi Amor,
otro día sólo con mi dolor,
que es ya como un compañero,
y que desaparezca no quiero,

porque este dolor extraño,
que me gusta aunque me haga daño,
me gusta porque me recuerda a ti,
y es por eso que me convertí,

en el primero en estar triste y feliz,
me  siento triste porque no te veo,
y feliz porque estás ahí,
por ser el Amor en que creo,
por ser toda palabra que leo,

en cada historia que escribo,
por ayudarme a estar vivo,
por guiarme el día en que yo falle,
por regalarme cada detalle,
por el olor de tu shampoo,
o por ser solamente tú…

Hacerte feliz es lo que deseo,
y daría todo lo que poseo,
aún si mi dolor nunca se vaya,
lo daría todo porque halla,
felicidad en tu Corazón,

mucho Amor y mucha Pasión,
porque eso muy feliz te hará,
amar demasiado a quien te amará,
amar a la Vida, amar a Dios,
amar la Verdad, la Justicia, el Amor,
esto es lo que quiero de tí,
¡Que ames a todo como me amas a mí!

Si en tu Corazón eres sincera,
por siempre serás mi compañera,
el dolor ya no estará,
y por siempre lo nuestro será,
¡Amor y Felicidad!


Poema tomado  de la entrada Carta a mi amada desconocida…