Publicado en Cuento, Espiritualidad, Todo

La senda de la Sabiduría… [Cuento]

En el camino...

Antes creía que mi vida era un sucesión de eventos al azar. Lo pensé en ése día tan insólito, un día nada diferente a otros, en el que intenté salvar a una chica supuestamente secuestrada, sin lograrlo. No sabía que en ése día cambiaría por completo el curso de mi historia.

Lo pensé en la mañana de un día de octubre, cuando estudiaba matemáticas.

Leí que la probabilidad un evento, es igual a su probabilidad conveniente entre la probabilidad total…

¿Qué probabilidad había de que mi novia me dejara por ser demasiado pacífico? Nunca pensé en esa posibilidad. La ignoré todo el tiempo, pero ahí estaba. Ella tenía dos opciones, el tiro de una moneda. Y decidió la peor.

A muchos les pareció cosa de risa que la chica más bella del salón, decidiera ser novia de alguien tan… bueno, mi novia. Ella fue capaz de ver más allá del sueño que me acompañaba a todos lados. Un día, simplemente se me acercó, y quiso hablar. Yo dormía, en el descanso. Y una semana más tarde, era mi novia oficialmente.

Pero parece que Sigue leyendo “La senda de la Sabiduría… [Cuento]”

Publicado en Amistad, Cuento, Todo

Viviendo un recuerdo ajeno…

Desde un cuarto de hospital...

Realmente no estoy tan solo, ¿quién te dijo que te fuiste? Si uno no está donde el cuerpo, sino donde más lo extrañan. Y a ti se te extraña tanto…

… Tu sigues aqui. Sin ti. Conmigo.

-Ricardo Arjona

Se levanta aterrado. El cielo es azul y hermoso, signo de que llegará tarde a la escuela, de nuevo. 7:30 am. Abatido, toma los platos regados del piso de su habitación a causa de la cena de anoche y con pereza los lleva a la cocina a lavarlos. Y pensar que mamá lo hacia todas las mañanas sin quejarse…

El celular suena a las 9:00 am, tranquilizandolo con el mensaje: “Cita dentista 11:00 am”. Ah, por eso su celular no lo despertó a tiempo para la escuela. Excelente, no sufrirá más por la dolorosa etiqueta de irresponsable que la conciencia le araño en la frente.

Rumbo al hospital, recuerda que visitará otro hospital ese día. Sabe que no debería, pero empieza a odiar los hospitales. También recuerda que mamá tenía que realizar estos viajes casi diario, por causa de su enfermedad…

El dentista, muy amable, lo hace escupir sangre tres veces y extiende su tortura a la siguiente cita, en julio. Él no se fijó en el dolor que causó el tratamiento, fue imperceptible. Su mente estaba en el mañana.

La segunda escala fue Sigue leyendo “Viviendo un recuerdo ajeno…”

Publicado en Amistad, Amor, Preguntas, Sonrisas, Todo

¿Porqué mis padres son así?

Esta entrada es una continuación de Dos Amigas, una familia…
La Amistad es posible entre padres e hijos...
La Amistad es posible entre padres e hijos...

“Todos nuestros padres son iguales: primero nos enseñan a hablar y caminar. Después nos ordenan callar y estarnos quietos…”

Caso para chicos.- Vas por la calle. Te encuentras con una hermosa chica, que intenta cargar algo muy pesado. ¿La ayudarás?
Caso para chicas.- Vas por la calle.  Ves a un chico muy guapo, solo, de pie en tu parada del autobús, visiblemente aburrido. ¿Le hablarás?

¡Vamos! No me dirán que no (ni yo lo diré). Nosotros somos demasiado hábiles como para perdernos una oportunidad así…

Pero, ¿Qué pasa cuando los padres son quienes nos piden ayuda o un poco de nuestro tiempo? Mmm…

Seamos francos: Por alguna razón, la amistad con los padres puede ser complicada. Después de todo, para algunos, ellos pueden ser muy metiches, regañones, o sobreprotectores; otros están tan ocupados que ni caso, y hay algunos con un carácter “especial”, es decir, un temperamento de Nunca-Sabes-Cómo-Voy-A-Reaccionar, de manera que tanto te da un abrazo, o una bofetada…

Pero, antes que te pongas a hablar mal de tus padres, o a defenderte si eres uno, detente.
Te interesa llevarte mejor, lo sé, por eso lees esto. Así que un consejo: Respira profundo, relájate, y… recuerda las tres C:
Sé sincero, sé objetivo, y sé la diferencia…

¿Bien? Entonces continúa leyendo… Sigue leyendo “¿Porqué mis padres son así?”

Publicado en Amistad, Amor, Todo

Dos Amigas, una familia…

Dos Amigas... una familia.
Dos Amigas... una familia.

La madre y la hija,
por compartir  son amigas…

¡Cuán grande riqueza es,
aun entre los pobres,
el ser hijo de buen padre!

Amar es preocuparse.
Preocuparse por otra persona, claro. Que sonria tres veces al día, minimo; que no este triste, si necesita consuelo, si necesita compañia, que si podemos ayudarle a que todo le salga bien… Amar es preocuparse por su felicidad…

Un buen ejemplo de quienes se preocupan así, es mamá (aunque papá también puede :D).
Son la especie que le enseñó a la humanidad, el Arte de la Preocupación… Son las primeras en preocuparse por nosotros desde que apenas somos más pequeños que un zapato, al nacer. Son quienes nos salvaron de la electricidad cuando metíamos la llaves en el contacto eléctrico (bueeno, no a todos…). Son este grupo, las que demuestran que realmente nos Aman, tanto que no dejan de pensarnos, y aún viejos, seguiremos estando en su mente, en una preocupación permanente en nuestro bienestar…

Las siguientes entradas están dedicadas a una gran mamá, que pidió esta entrada para saber mi opinión a respecto a este lio padres-hijos, y su solución. Debo admitir que es solo una opinión, y humildemente reconozco que no soy un psicólogo ni nada, me baso en los principios que mi madre, una grandiosa persona que vive conmigo, y mi Padre, mi Mejor Amigo que vive en el Cielo, me enseñaron… y que, a mi parecer, funcionaron.

Pues entonces, si tan bonito es que alguien piense en nosotros, ¿Porque a nadie le gusta que sus padres se preocupen por ellos?
Eso explicaré aqui…

Sigue leyendo “Dos Amigas, una familia…”