Publicado en Amistad, Espiritualidad, Poesia, Todo, Vida

¿Qué puedo decirte, Yamel?

Siempre hay esperanza...

No sé que puedo decirte mi querida hermana Yamel, (solo recuerda…)
para que tu dolor se vaya y tu confianza esté con Él, (Salmos 62:6-7)

Porque gracias a Jah, vida y muerte nos pertenecen, (1 Corintios 3:22)
y también una promesa con palabras que no perecen… (Lucas 20:38)

Sé fuerte, como todos saben, para que te admire más, (2 Samuel 10:12)
Sé sabia, una buena hija, capaz de no rendirte jamás, (Proverbios 27:11)

Sabes que Jehová y nosotros, que somos tu gran familia, (Mateo 19:29)
Siempre estaremos contigo, un samaritano que auxilia… (Gálatas 6:10)

Fuente: Una amiga muy fuerte y una vida de aguante… (https://rickartz.wordpress.com/)

Más información: Ayuda del “Dios que suministra aguante y consuelo”, editado por los Testigos de Jehová.

Anuncios
Publicado en Cuento, Espiritualidad, Todo

La senda de la Sabiduría… [Cuento]

En el camino...

Antes creía que mi vida era un sucesión de eventos al azar. Lo pensé en ése día tan insólito, un día nada diferente a otros, en el que intenté salvar a una chica supuestamente secuestrada, sin lograrlo. No sabía que en ése día cambiaría por completo el curso de mi historia.

Lo pensé en la mañana de un día de octubre, cuando estudiaba matemáticas.

Leí que la probabilidad un evento, es igual a su probabilidad conveniente entre la probabilidad total…

¿Qué probabilidad había de que mi novia me dejara por ser demasiado pacífico? Nunca pensé en esa posibilidad. La ignoré todo el tiempo, pero ahí estaba. Ella tenía dos opciones, el tiro de una moneda. Y decidió la peor.

A muchos les pareció cosa de risa que la chica más bella del salón, decidiera ser novia de alguien tan… bueno, mi novia. Ella fue capaz de ver más allá del sueño que me acompañaba a todos lados. Un día, simplemente se me acercó, y quiso hablar. Yo dormía, en el descanso. Y una semana más tarde, era mi novia oficialmente.

Pero parece que Sigue leyendo “La senda de la Sabiduría… [Cuento]”

Publicado en Amistad, Poesia, Sonrisas, Todo

A una hermanita inteligente…

Una chica inteligente...

No festejo los cumpleaños. No creo que el nacimiento de una persona sea algo especial, porque lo que tiene verdadero valor, es lo que la persona ha hecho desde que nació. Eso es lo que hace a alguien, especial: que aproveche cada segundo que tiene, para ser la mejor persona del mundo.

Es por ello, que deseo felicitar a mi hermanita. Lo lograste. Eres una hermosa niña valiosa por lo que eres y no por lo que pretendes ser. Jamás he visto en ti nada que pueda ser criticado, sino que has sido nuestra amiga desde que mamá nos dió un fascinante regalo al traerte con nosotros.

Eres el azúcar que da sabor a nuestra casa. La cereza que adorna y llena de vida a un pastel. Y también eres una galleta: jamás empalagas y siempre nos quedamos con la impresión de que queremos más.

Y si, cuando crezcas seguirás siendo la niña inteligente pero divertida, ingenua pero licenciada que jamás se deja, pequeña pero entendida, bella pero no superficial, increíble y solamente tú en realidad.

Un poema es una expresión de cariño. Aquí tienes el tuyo. No podía faltar…

Siempre supiste ser mi cómplice y aliada,
Una amiga seria, inteligente, alocada,
Reírnos es nuestro pan de cada día,
Eres ingenua, dulce, hermanita mía,
Y te quiero mucho, por esto y mucho más,
De la familia la consentida nomás,
Increíble futuro espera, ya verás…

Publicado en Cuento, Todo

La gatita negra… [Cuento]

La gatita negra

Una familia feliz no es sino un paraíso anticipado…

La unión familiar no hace que los problemas se vayan, pero…
¡Cómo nos da fuerza para solucionarlos!

Observando a través de la ventana por enésima ocasión, la hermosa y pequeña gatita negra se imaginó cómo sería este día. Ella buscaba ser enteramente independiente, y para lograrlo tenía que deshacerse de todo aquello que lo ataba, y le impedía crecer. Por eso, ya había ideado un magnífico plan… Después del cual, jamás tendría que ver el mundo a través de una ventana. Podría verlo lo más cerca que quisiera. Sólo quedaba soñar, y esperar.

Al atardecer de un caluroso día, el frío nocturno apareció como la leche derramada que dejó caer la curiosa niña que siempre la acaricia. El clima perfecto para el plan. Gracias a este fresco suspiro del exterior, la señora cariñosa abrió la puerta a un día que se convertía en noche, sin darse cuenta que abría también el nuevo destino de nuestra intrépida gatita. Cuidadosamente, pasó a través de aquél grupo reunido en la sala, sin tratar de despertar sospechas. Ellos estaban riéndose, pasándola bien, pensando seguramente que la gatita jamás sería capaz de algo así, de irse, así, sin más. Sigue leyendo “La gatita negra… [Cuento]”