Publicado en Todo

Estimado 2013…

Hola… Me presentaré. Mi nombre es Ricardo, mucho gusto. Tengo 21 años, soy amante de la tecnología y la cultura oriental, y deseo ser Testigo de Jehová. No es sólo un deseo, es mi meta en la vida. Lo digo de corazón.

El motivo de la presente es definirme, es aclarar ciertos puntos para que después yo mismo no pueda olvidarlos. Tengo varios defectos que considero errores graves, como una cierto grado de irresponsabilidad, un sentido de urgencia roto, y un interés, en ocasiones, demasiado fuerte sobre temas que deberían ser irrelevantes. Si, el último punto significa que soy demasiado curioso. Debo vencer éstos obstáculos si deseo lograr mi objetivo. Y tengo las herramientas para ello.

Amo a Jehová Dios. No tengo ninguna duda de ello. Desde pequeño investigué vorazmente y estoy más que convencido de su existencia, de su amor, de su paciencia para con nosotros, en especial conmigo. No guardo ya dudas sobre mis creencias, pues he leído y examinado “con cuidado las Escrituras diariamente en cuanto a si estas cosas eran así” (Hechos 17:11).

Sin embargo, mi conciencia insiste que debería ser maestro en vista del tiempo (Hebreos 5:12), pero algo me ha detenido. Quiero pensar que me falta algo que puede ser obtenido, que solo debo luchar un poco más. Tomo como mio el consejo de 1 Timoteo 4:16 “Presta constante atención a ti mismo y a tu enseñanza. Persiste en estas cosas, pues haciendo esto te salvarás a ti mismo y también a los que te escuchan”. Eso deseo, deseo ser un “trabajador que no tiene de qué avergonzarse, que maneja la palabra de la verdad correctamente.” (2 Timoteo 2:15).

Espero, y me esforzaré mucho por llegar a mi meta. Primero Jehová Dios, daré los pasos, así dure meses o años intentándolo. Sin embargo, espero que sea lo más pronto posible, porque deseo andar como sabio, comprándome todo el tiempo oportuno que queda (Efesios 5:15, 16). Así agradeceré la oportunidad que Dios me dio. Ayudando a los demás, bien capacitado para ser ministro (2 Corintios 3:5, 6), por el resto de mis días

Porque ““Hay más felicidad en dar que en recibir” (Hechos 20:35).

Anuncios
Publicado en Cuento, Espiritualidad, Preguntas, Todo

El nombre de una segunda oportunidad…

Enterrado, pero vivo.

No he muerto. Sólo he sido sepultado en grandes cantidades de obligaciones que ahogan mi vida. Estoy enterrado, y vivo, debajo de ésa gruesa capa de deberes. Y deben saber que ser sepultado en vida es realmente horrible.

En casos como éstos, uno ve pasar su vida ante sus ojos. Es literal, porque el miedo a la muerte es muy real. Uno revive su historia, realmente se descompone en los fragmentos del pasado que nos construye, como un rompecabezas de recuerdos que uno simplemente no puede imaginar antes de una amenaza letal como ésta.

Lo que vi en este acertijo subconsciente, son las respuestas a preguntas que jamás se hace nadie. En mi caso, con mi afición por las preguntas, incluso yo las había olvidado. Pero no dejaron de sorprenderme ésas respuestas.

Todo oscuro, debajo de mis grandes y pequeños problemas, aguardaba a que mi mente se tranquilizara. Las piezas del crucigrama hipnótico de mis recuerdos, me preguntaron con un susurro, por enésima ocasión: Sigue leyendo “El nombre de una segunda oportunidad…”