Publicado en Cuento, Preguntas, Todo

Nightingale… ¿Qué es lo que más deseas?

My Nightingale

El sabio escucha y absorbe más instrucción, y el entendido es el que adquiere dirección diestra, para entender el proverbio y el dicho difícil de entender, las palabras de los sabios y sus enigmas…
Proverbios 1:5,6

Estoy acostado en arena húmeda, con aroma a naturaleza. Todo está oscuro, el amanecer vendrá pronto. Estoy en una playa, donde mi Sol es la luna, mi luz es oscuridad y mi esperanza es el amanecer… Miro cientos de estrellas, aunque nunca las he visto en realidad. Solo me imagino que así son. Es el problema de vivir en la ciudad, hasta imaginarlo cuesta. Mi cabaña sin paredes se mece con suavidad cuando el viento fuerte y frio nos estremece. Escucho un ruiseñor, y me relaja por completo…

La luz solar me da en los ojos directamente y debo cubrirme con una mano si no deseo ceguera permanente. El camión en el que viajo ha girado poniéndome enfrente de un sol de Una de la Tarde, asándome a fuego lento. Y yo que disfrutaba mi Paraiso Noturno… Me hace olvidar ciertos problemas que suceden en mi vida actual. No desaparecerán, así que es bueno tener un Sol que esperar. Un Sol que no sea como el sol que ahora me incendia los pensamientos. Un Sol con S mayúscula… Cierro los ojos. Ahi voy otra vez…

Estoy acostado en arena húmeda, con aroma a naturaleza. Sigue leyendo “Nightingale… ¿Qué es lo que más deseas?”

Anuncios
Publicado en Cuento, Espiritualidad, Preguntas, Todo

¿Cómo es el Amanecer?

Mi hermoso amanecer...

“El hombre más poderoso es el que es dueño de sí mismo”.
(Séneca)

“No esperes por el momento preciso. Empieza ahora. Hazlo ahora. Si esperas por el momento adecuado, nunca dejarás de esperar. ”
(Jasmine Gillman)

Llegaba tarde a casa. 5:30 de la mañana (¡No, no estaba borracho! ;-)). Pronto amanecería, pero parecía de noche, incluso daba miedo atravesar la ciudad a esta hora. Trabajé desde las 5:00 de la tarde del día anterior, pero aunque me sentía algo cansado, mi mente volaba. Pensaba en las cosas que no he podido hacer. ¡Hay tantos sueños y pocos años! El hombre se vuelve viejo demasiado pronto, pero sabio demasiado tarde… A pesar de ser aún joven (¿Lo soy? ja!), temo no hacer lo que más deseo en el mundo…

Entré a mi casa con mucha hambre porque no cené (¡y eso que salía de un restaurante!), me preparé una clásica torta De-lo-que-me-encontré-en-el-refrigerador (aunque suene feo, estuvo deliciosa), y apagué las luces para no molestar a mi familia, que dormía. En la sala, completamente a oscuras, seguí pensando en aquello que deseo con toda el alma. Si tuviera más fuerza de voluntad, quizá podría…

Vi mi reloj: 5:50 am. Toda una noche son dormir, seguro le hará bien a mis ojos mañana… bueno, hoy (con gigantescas ojeras podría conseguir trabajo de hombre-panda en un circo). En eso, la hora me recordó algo que quería hacer cuando tenía 10 años: ver el amanecer, de principio a fin. Lógicamente, a los 10 años caía dormido como roca a las 10 pm.  En las películas lo ponen como algo grandioso, una muestra natural de lo hermoso de la naturaleza, porque aunque siempre amanece, nunca lo vemos. Para mi, una dura prueba a mi paciencia y fuerza de voluntad, al observar un fenómeno astronómico que pasa muy lentamente, solo para… ¡Por Dios, ver algo tan loko (¿o tan poético?) como el amanecer! No podía perdérmelo…

Renovado como un niño de 10 años, noté que ya casi era hora. Me pregunté:  ¿Donde? ¿El techo? Es lo más alto que puedo subir. Así que abrí con cuidado de no despertar a nadie, y me subí. Todavía estaba muy oscuro. Mi gato me esperaba arriba, sin deseos de platicar. Me retrepé como pude junto al tinaco, arruinando el uniforme que debía usar ese mismo día en la tarde. Y esperé…

Pocas personas pueden decir cuando mueren: “Hice en mi vida lo correcto, mis deseos hicieron felices a los demás, no me arrepiento de nada”.

Yo deseo decir así. Pero todavía no puedo. Me falta mucho por hacer, y me desespera el poco tiempo que tenemos; y mi falta de determinación por empezar

Sin embargo, el Amanecer cambió mi actitud. No tiene ningún significado cósmico, solo me enseñó que puedo hacer realidad mis sueños: de mi dependen las acciones, de Dios la victoria. Además, observar el Sol ascender acompañado del primer rayo naranja de la mañana, ser testigo de la transformación gradual Negro-Azul cielo, Noche tétrica-Día alegre, Oscuridad-Luz… Todo puede transformarse. Y muy rápido. Lo que deseo, es ayudar gente. Cómo debo hacerlo, Dios me lo dirá…

¿Cómo es el amanecer? Es extremadamente hermoso, lo rutinario más bello que puedes ver en 45 minutos, un luz y sonido, con luz natural y sonido… bueno, sin contar los camiones, el sonido también es hermoso: el conjunto da paz. Se los recomiendo, pueden incluso llevar palomitas. Pero lo más importante es lo que significa para ti. Si quieres realmente disfrutarlo, tienes que desear estar ahí, ser testigo de un milagro diario. Y así te hará muy feliz, te lo aseguro…

Fuente: El Cielo y sus Maravillas (https://rickartz.wordpress.com/)

Mi hermoso amanecer…