Publicado en Amistad, Espiritualidad, Poesia, Todo, Vida

¿Qué puedo decirte, Yamel?

Siempre hay esperanza...

No sé que puedo decirte mi querida hermana Yamel, (solo recuerda…)
para que tu dolor se vaya y tu confianza esté con Él, (Salmos 62:6-7)

Porque gracias a Jah, vida y muerte nos pertenecen, (1 Corintios 3:22)
y también una promesa con palabras que no perecen… (Lucas 20:38)

Sé fuerte, como todos saben, para que te admire más, (2 Samuel 10:12)
Sé sabia, una buena hija, capaz de no rendirte jamás, (Proverbios 27:11)

Sabes que Jehová y nosotros, que somos tu gran familia, (Mateo 19:29)
Siempre estaremos contigo, un samaritano que auxilia… (Gálatas 6:10)

Fuente: Una amiga muy fuerte y una vida de aguante… (https://rickartz.wordpress.com/)

Más información: Ayuda del “Dios que suministra aguante y consuelo”, editado por los Testigos de Jehová.

Publicado en Amistad, Poesia, Sonrisas, Todo

Acróstico a Andrea…

De los directores de “Lamento haber perdido tu USB”, y “Tu nombre me recuerda a alguien”, llega este poema inspirado, que proviene de una historia que jamás contaré…

Margo también me recuerda a tí

ANDREA

Al darme el honor de conocerte,
Nada impidió que fuera a quererte,
De un cariño que nunca muere,
Raro tipo de Amor que no hiere,
Este Amor mio está contigo,
Amor verdadero, amor de un Amigo…


Fuente: Un empolvado recuerdo. https://rickartz.wordpress.com/

Publicado en Amistad, Amor, Cuento, Sonrisas, Todo

Cuando Alguien Quiere más de lo que Tiene… [Cuento]

Terror

—¡Te amo! —dice Daniel. Los latidos de su corazón se elevan como el precio del transporte. Está en shock, no se mueve; piensa en la tontería que acaba de cometer.
Rebeca lo esta mirando, horrorizada. Él está sudando a mares.
El silencio los envuelve como una bomba de humo.
Ella no responde enseguida, mala señal. El chico ya sabe su destino.
Completamente desesperado, juega su última carta: Intenta besarla…
Rebeca se aparta tan bruscamente que cualquiera creería que él tiene una enfermedad terminal…
Y con muy poca delicadeza, termina su sufrimiento con un tiro a quemarropa:
—Lo siento, pero yo solo te veía como un amigo…

Estoy harto de algunas películas de terror. Justo ahora estoy viendo una, muy mala. Así que decido escribir una. Así de fácil.
Esta es mi idea de una película de terror:

La trama, es un asesinato. Un par de personas se echan la culpa, se traicionan entre si para que su conciencia no los condene…

  • Según Rebeca, su muy confiable amigo asesina rápidamente su vínculo, por una relación amorosa que ni siquiera había empezado, sacrifica su amistad por una esperanza sin ninguna base, por una ilusión sin fundamento…
  • Según Daniel, su muy cariñosa amiga, juega con su muy lastimado corazón, jurando una promesa, una amistad que no está dispuesta a cumplir, utilizándolo como un juguete, manipulándole para que haga lo que ella desea, y después quitarle toda esperanza, extrayéndole la vida, abandonándole…

¿Quién es el verdadero culpable?

¿Te ha pasado esta historia alguna vez? Si así es, seguro que te pondrás del lado conveniente. Si tu amiga te abandonó, el chico tiene la razón. Si un chico te acosaba, la chica es inocente… ¿verdad?

Pero lo cierto es que no tienes razón. Tranquilo(a), espera explico, no te enojes…

Solemos ver los problemas como nudos complicados. Esto es porque solo vemos las acciones, pero no preguntamos la razón de ésas acciones. Hay algo al fondo, que no se ve, que motiva a cualquiera a hacer algo bueno… o malo.

Si aprendemos a ver el motivo real, el nudo se hace simple.

En este caso…

¿Cual fue el motivo?

¿Hay películas de terror con finales felices? No. Mmm… ¡si hay!
Así que hay que ponerle un final feliz a éste… Sigue leyendo…

Publicado en Cuento, Espiritualidad, Preguntas, Todo

¿Cómo es el Amanecer?

Mi hermoso amanecer...

“El hombre más poderoso es el que es dueño de sí mismo”.
(Séneca)

“No esperes por el momento preciso. Empieza ahora. Hazlo ahora. Si esperas por el momento adecuado, nunca dejarás de esperar. ”
(Jasmine Gillman)

Llegaba tarde a casa. 5:30 de la mañana (¡No, no estaba borracho! ;-)). Pronto amanecería, pero parecía de noche, incluso daba miedo atravesar la ciudad a esta hora. Trabajé desde las 5:00 de la tarde del día anterior, pero aunque me sentía algo cansado, mi mente volaba. Pensaba en las cosas que no he podido hacer. ¡Hay tantos sueños y pocos años! El hombre se vuelve viejo demasiado pronto, pero sabio demasiado tarde… A pesar de ser aún joven (¿Lo soy? ja!), temo no hacer lo que más deseo en el mundo…

Entré a mi casa con mucha hambre porque no cené (¡y eso que salía de un restaurante!), me preparé una clásica torta De-lo-que-me-encontré-en-el-refrigerador (aunque suene feo, estuvo deliciosa), y apagué las luces para no molestar a mi familia, que dormía. En la sala, completamente a oscuras, seguí pensando en aquello que deseo con toda el alma. Si tuviera más fuerza de voluntad, quizá podría…

Vi mi reloj: 5:50 am. Toda una noche son dormir, seguro le hará bien a mis ojos mañana… bueno, hoy (con gigantescas ojeras podría conseguir trabajo de hombre-panda en un circo). En eso, la hora me recordó algo que quería hacer cuando tenía 10 años: ver el amanecer, de principio a fin. Lógicamente, a los 10 años caía dormido como roca a las 10 pm.  En las películas lo ponen como algo grandioso, una muestra natural de lo hermoso de la naturaleza, porque aunque siempre amanece, nunca lo vemos. Para mi, una dura prueba a mi paciencia y fuerza de voluntad, al observar un fenómeno astronómico que pasa muy lentamente, solo para… ¡Por Dios, ver algo tan loko (¿o tan poético?) como el amanecer! No podía perdérmelo…

Renovado como un niño de 10 años, noté que ya casi era hora. Me pregunté:  ¿Donde? ¿El techo? Es lo más alto que puedo subir. Así que abrí con cuidado de no despertar a nadie, y me subí. Todavía estaba muy oscuro. Mi gato me esperaba arriba, sin deseos de platicar. Me retrepé como pude junto al tinaco, arruinando el uniforme que debía usar ese mismo día en la tarde. Y esperé…

Pocas personas pueden decir cuando mueren: “Hice en mi vida lo correcto, mis deseos hicieron felices a los demás, no me arrepiento de nada”.

Yo deseo decir así. Pero todavía no puedo. Me falta mucho por hacer, y me desespera el poco tiempo que tenemos; y mi falta de determinación por empezar

Sin embargo, el Amanecer cambió mi actitud. No tiene ningún significado cósmico, solo me enseñó que puedo hacer realidad mis sueños: de mi dependen las acciones, de Dios la victoria. Además, observar el Sol ascender acompañado del primer rayo naranja de la mañana, ser testigo de la transformación gradual Negro-Azul cielo, Noche tétrica-Día alegre, Oscuridad-Luz… Todo puede transformarse. Y muy rápido. Lo que deseo, es ayudar gente. Cómo debo hacerlo, Dios me lo dirá…

¿Cómo es el amanecer? Es extremadamente hermoso, lo rutinario más bello que puedes ver en 45 minutos, un luz y sonido, con luz natural y sonido… bueno, sin contar los camiones, el sonido también es hermoso: el conjunto da paz. Se los recomiendo, pueden incluso llevar palomitas. Pero lo más importante es lo que significa para ti. Si quieres realmente disfrutarlo, tienes que desear estar ahí, ser testigo de un milagro diario. Y así te hará muy feliz, te lo aseguro…

Fuente: El Cielo y sus Maravillas (https://rickartz.wordpress.com/)

Mi hermoso amanecer…
Publicado en Amor, Todo

Madre, solo hay una…

Madre, solo hay una...

En la clase de Jaimito, tras explicar el significado del refrán “Madre, solo hay una”, el maestro dice:- A ver, Pedrito. Haz una breve narración que incluya la frase Madre, solo hay una.
– Estaba yo enfermo en la cama, con mucha fiebre, y vino mamá. Me dio un vaso de leche con una aspirina, me besó en la frente, y yo pensé: madre, solo hay una…
– Excelente, ahora tú, Pepito.
– Llegamos mi madre y yo de comprar, estábamos muy cansados y sedientos por el sol. Solo llegué y abrí el refrigerador, mi mamá me pidió que le diera una lata de refresco; yo con mucho cariño y Amor le respondí: Ya valiste, madre, solo hay una…

Antes que nada, quiero decir que en esta ocasión puse un chiste para aclarar que el tema que elegí hoy es algo para sonreir, para conocer más a esa Amiga especial que siempre vemos sin valorarla como se debe. Y también debo decir que Pepito no insultó. El dijo: “Ya valiste -COMA-, Madre -COMA-, solo hay una…”. No me gustan las malinterpretaciones.

Hay una razón por la que siempre recordaremos a nuestra madre. Y no es la ocasión en la que se puso a bailar enfrente de nuestros amigos de la secundaria, o cuando nos regañó tan fuerte que hasta el vecino se enteró que nos habiamos fugado de la escuela -que conste que a mi nunca me ha pasado… ejem-. Tampoco será por los regalos -maravillosos- que nos haya hecho -¿Un oso de peluche a un chico de 16?-, ni por simplemente estar ahi… Debe ser algo más especial… Sigue leyendo “Madre, solo hay una…”