Publicado en Cuento, Espiritualidad, Preguntas, Todo, Vida

¿Qué es la oscuridad del mundo?

Oscuridad del mundo.En la casa Morales sucedió, en una ocasión especial, una conversación nada común que revela verdades importantes para todo aquél que busca la verdad. Tal conversación empieza con un pequeño problema…

–Mamá, Pedro ya se tardó. No va a venir a llevarme a la reunión, así que iré solo, ¿está bien?
Abel, de dieciséis años, tantea su armario en busca de algo.
–Abel, ya es tarde, y está muy oscuro. Lo siento, pero no puedes ir hoy. –dice Mónica, su madre, mientras hace la comida para mañana y poder ir temprano a trabajar.
–Oye mamá… –Abel, con un bastón plegable, y la mirada perdida, pregunta a su madre– He escuchado muchas veces eso, pero, ¿qué es oscuridad?

Mónica, con tanto quehacer, olvido un momento la lista de cosas que jamás debía decirle a su hijo. “Nos vemos, ¿Ves? Ya verás, ¡Qué observador!, ¡Mira!”… y un largo etcétera. En ésa lista, que incluía los colores, también estaba ésa palabra. Y por un descuido, ahora tenía que explicarle a su hijo, ciego de nacimiento, qué es la oscuridad.

Ella dejó lo que hacía, un tanto preocupada, y se sentó junto a su hijo en la sala de la casa, y lo abrazó. Pasó largo tiempo pensando antes de responder. No podía usar demasiadas palabras necesarias para la definición…
–La oscuridad es… una desventaja que… no te permite notar los peligros que se encuentran a tu alrededor. Y ahora, ésa oscuridad se encuentra afuera, por eso me preocupa que vayas a salir, mi cielo. ¿Entendiste?

Abel estaba callado, pensativo. Aunque era joven, hacía las preguntas correctas, y comprendía asuntos difíciles. Por ello fue capaz de responder: Sigue leyendo “¿Qué es la oscuridad del mundo?”

Publicado en Cuento, Espiritualidad, Poesia, Todo

Ciudad Esperanza

Parque Ilusión

La Oscuridad se acercaba. Ya no había nada qué hacer. Todo estaba perdido. Rickartz corrió a donde siempre iba cuando tenía problemas. Un pequeño Parque en medio de la Ciudad, su refugio perfecto a todo.

Pero había otra razón para ir ahí. Poco a poco, mientras él corría por las calles desiertas y tenebrosas hacia el Parque Ilusión, las luces de todo lugar estallaban, acercando la terrible Oscuridad, que lo consumía todo, que se devoraba la Ciudad entera. Solo el Parque podría protegerlo.

Al llegar no había absolutamente nadie. Como siempre. Se refugió en la misma banca de costumbre, en medio de todo y miró al Cielo. Ahí estaba. Ella lo salvaría…

Mientras tanto, las lámparas de toda calle vacía, de todo negocio olvidado, toda fuente de luz en Ciudad Soledad, se apagaba estallando violentamente. Rickartz seguía mirando al Cielo. El Parque Ilusión no resistiría mucho. La Oscuridad se lo consumiría tarde o temprano. Él seguía mirando a su Estrella. Celestial y glamorosa, él confiaba ciegamente en que lo ayudaría. Y pidió un Deseo.

Dios escuchó su Deseo. Amorosamente desató la Estrella del Cielo y le dijo: “Cuida a mi amigo, y él te querrá por siempre”.

Rickartz vió que la única lámpara que brillaba en Parque Ilusión, se extinguía. La Oscuridad se acercaba.

Ya no habia nada qué hacer. Todo estaba perdido… O tal vez no…

La Estrella brilló cada vez más fuerte, hasta iluminar la Ciudad entera, pareciéndose al Sol.

La Estrella se acercó a Rickartz, sonriendo dulcemente. Y le dijo:

“Mi nombre es Sabiduría. Y de ahora en adelante, ésta es Ciudad Esperanza”.

Fuente: Mi Pasado (https://rickartz.wordpress.com/).

Publicado en Poesia, Preguntas, Todo

¿Qué es mi oscuridad?

Mi oscuridad

El agua toca mi piel. Puedo sentirla, oirla, pero no verla. Dentro una densa nube de luz oscura, dejo escapar mis límites, mi cuerpo deja libre mi ser, mis pensamientos flotan conmigo, y yo, puedo ser más que yo. No existe la regadera, ni el lavabo, no hay paredes rojas ni ninguna ventana. Han dejado de existir para darle paso a un extenso paraíso nocturno sin luz de fondo, con miles de hermosas maravillas y pequeños detalles que soy capaz de ver, sin ver; como esta lluvia de sonidos procedente de un cielo monócromo, cuyas gotas resuenan en mi. Este mundo no puede verme, porque estoy vestido con mis sombras; sin embargo yo sí puedo ver a este mundo, aunque sólo tenga un color. Está ahí, mientras disfruto de un aseo corporal, mental y espiritual. En esta oscuridad, no estoy ciego, porque tengo luz propia. En esta oscuridad, puedo ver, porque es mi oscuridad…

Mi oscuridad es Sigue leyendo “¿Qué es mi oscuridad?”