Publicado en Amistad, Cuento, Sonrisas, Todo

Solicitud de amistad…

Diamantes de la vida

Los Diamantes de la Vida

Estas cansada, aterrada y sola. Es de noche y sabes que en este bosque hay lobos, hienas, chacales, y tigres feroces capaces de atraparte donde sea que te escondas. Tu salvación, llegar al pueblo, está a kilómetros de distancia.
En tus primeros pasos escuchas algo: Una criatura te sigue. Corres sin pensar y la criatura sale justo enfrente de ti. Otros dos felinos aparecen por detrás y en un segundo parece que tu vida ya es historia.
Un rugido fuerte estalla detrás de ti y las bestias huyen espantadas. Las luces de una camioneta todo-terreno revelan a un sujeto con una escopeta, un campesino. Lo miras con un nudo en la garganta y él, señalando su camioneta, sonríe: —Parece que llegué a tiempo para interrumpir la cena. ¿Te parece bien si nos vamos? Este bosque me da miedo…

Hola ¿Qué tal? ¿Qué te pareció la historia que escribí arriba?

Así es como yo veo la Amistad.

Cuando más lo necesitamos, cuando nos sentimos más solos, más aterrados, más confundidos; cuando damos un paso en falso y caemos, o si alguien nos derriba… A la persona que está con nosotros en esos momentos, apoyándonos sin pedir nada a cambio más que nuestra confianza, ese es un Amigo.

Esta carta tiene un motivo. Sigue leyendo “Solicitud de amistad…”

Anuncios
Publicado en Amistad, Preguntas, Todo

¿Cómo saber si un desconocido nos conviene como amigo?

Sociedad desconocida...

  • ¿Tienes un amigo(a) por internet?
  • ¿Quieres socializar con personas que no conoces?
  • ¿Existe una manera de saber si un desconocido puede ser un buen amigo?

Estás en la mitad de la nada. A medianoche. Sólo una carretera te señala el camino de regreso, pero la distancia es muy grande, y la oscuridad demasiado amenazante. Un coche aparece en el camino, y se detiene junto a ti. Se abre la puerta, y un chico de lentes, un poco torpe, sonríe y pregunta si deseas que te lleve… ¿Dirás que sí? ¿Cómo saber si es de confiar? ¿Será mejor opción caminar solo(a)?

El mundo es nuestra medianoche, oscura y terrorífica. [1] En sus adentros se esconden criaturas terribles que sólo buscan dañar, seres confundidos que hieren a otros sin realmente desearlo, y personas que ni siquiera saben que causan dolor a los demás. [2]


Pero aún en ésta oscuridad, también hay personas justas que no buscan su propio provecho, sabias porque se guían por principios fiables, y amorosas al buscar la felicidad ajena, que desean el bien, sin necesidad de salario, porque su salario es ser felices haciendo felices a los demás. [3]

¿Cómo distinguirlos? ¿Podemos hacerlo sin conocerlos siquiera?


Sigue leyendo “¿Cómo saber si un desconocido nos conviene como amigo?”

Publicado en Cuento, Espiritualidad, Todo

La senda de la Sabiduría… [Cuento]

En el camino...

Antes creía que mi vida era un sucesión de eventos al azar. Lo pensé en ése día tan insólito, un día nada diferente a otros, en el que intenté salvar a una chica supuestamente secuestrada, sin lograrlo. No sabía que en ése día cambiaría por completo el curso de mi historia.

Lo pensé en la mañana de un día de octubre, cuando estudiaba matemáticas.

Leí que la probabilidad un evento, es igual a su probabilidad conveniente entre la probabilidad total…

¿Qué probabilidad había de que mi novia me dejara por ser demasiado pacífico? Nunca pensé en esa posibilidad. La ignoré todo el tiempo, pero ahí estaba. Ella tenía dos opciones, el tiro de una moneda. Y decidió la peor.

A muchos les pareció cosa de risa que la chica más bella del salón, decidiera ser novia de alguien tan… bueno, mi novia. Ella fue capaz de ver más allá del sueño que me acompañaba a todos lados. Un día, simplemente se me acercó, y quiso hablar. Yo dormía, en el descanso. Y una semana más tarde, era mi novia oficialmente.

Pero parece que Sigue leyendo “La senda de la Sabiduría… [Cuento]”

Publicado en Amor, Espiritualidad, Sonrisas, Todo

Lluvia en tres actos: Derrota, Paz, Amor

 

Lluvia en tres actos...

Acto 1 – Derrota

Hoy me levanté a las 5 de la mañana. No me acostumbro a levantarme tan temprano, pero este trabajo era la única opción que me quedaba. Lentamente me vestí por el frío, y, al salir, un puñetazo de agua helada derrotó mi esperanza de un buen día.

¡El último de mis males! ¡Lluvia! Caminando al trabajo, pensaba que mi mayor sueño, no sería más que un sueño, pues hoy mi nuevo jefe me daría la peor mala noticia. Y así, oculto bajo mi diminuto paraguas, me escondía sin lograrlo de un omnipresente monstruo gris, me enfrentaba a un gigante hecho de agua, y yo armado únicamente con mi mal humor y este círculo de plástico como escudo.

Y cuando la batalla terminó, mis pies empapados rechinaban mi derrota, en la pequeña oficina que también goteaba derrota, de modo que lo que goteaba ya no era agua, sino mi vergüenza líquida.

Acto 2 – Paz

Es la hora de la comida, y estoy muy nervioso. Una amiga espera a hablar con el jefe, y luego sigo yo. No sé cómo explicarle que,  Sigue leyendo “Lluvia en tres actos: Derrota, Paz, Amor”

Publicado en Amistad, Cuento, Todo

Viviendo un recuerdo ajeno…

Desde un cuarto de hospital...

Realmente no estoy tan solo, ¿quién te dijo que te fuiste? Si uno no está donde el cuerpo, sino donde más lo extrañan. Y a ti se te extraña tanto…

… Tu sigues aqui. Sin ti. Conmigo.

-Ricardo Arjona

Se levanta aterrado. El cielo es azul y hermoso, signo de que llegará tarde a la escuela, de nuevo. 7:30 am. Abatido, toma los platos regados del piso de su habitación a causa de la cena de anoche y con pereza los lleva a la cocina a lavarlos. Y pensar que mamá lo hacia todas las mañanas sin quejarse…

El celular suena a las 9:00 am, tranquilizandolo con el mensaje: “Cita dentista 11:00 am”. Ah, por eso su celular no lo despertó a tiempo para la escuela. Excelente, no sufrirá más por la dolorosa etiqueta de irresponsable que la conciencia le araño en la frente.

Rumbo al hospital, recuerda que visitará otro hospital ese día. Sabe que no debería, pero empieza a odiar los hospitales. También recuerda que mamá tenía que realizar estos viajes casi diario, por causa de su enfermedad…

El dentista, muy amable, lo hace escupir sangre tres veces y extiende su tortura a la siguiente cita, en julio. Él no se fijó en el dolor que causó el tratamiento, fue imperceptible. Su mente estaba en el mañana.

La segunda escala fue Sigue leyendo “Viviendo un recuerdo ajeno…”