Publicado en Amistad, Cuento, Preguntas, Sonrisas, Todo

¿Qué significa una sonrisa?

Una sonrisa...

-Hola…….

-Hola. -Ella me mira con esa sonrisa tan especial, que expresa un sentimiento afectuoso a pesar de ser yo aún un desconocido…

-… Ehmm… ¿Q-Quieres saber qué estoy haciendo?… Estoy escribiendo un dialogo que aún no ha pasado, pero que sucederá. Es con una persona que en verdad admiro mucho… es contigo.

-Gracias, pero, eh… ¿Porqué?

-Porque realmente deseo hablarte, y decirte algo muy importante, pero… no sé qué me lo impide. El simple hecho de dirigirte la palabra… me aterra…

-Bueno, responderé bien, en serio. Confía en mi. Pero, por favor, dime…

-Esta bien. Empezaré. Mi nombre es RickySmart. Soy un estudiante, al igual que tú. Me encanta conocer, aprender cosas nuevas; aborrezco la ignorancia y la rutina. Soy un coleccionista de sonrisas. Mi meta es esforzarme por buscar la felicidad de quienes amo. Y amo a mucha gente, cada día más… Para lograr mi meta, debo ser mejor cada día, crecer, superarme, y es ahí donde entras tú…

-¿Sí? ¿Pero cómo es eso?-Su rostro refleja una pregunta sincera… Respiro con fuerza, por el nerviosismo anormal que normalmente ella me produce, y prosigo:

-Cada persona es un mundo diferente. Y creo definitivamente que tú, eres un mundo asombroso, lo creo por muchas razones. Tú sonríes, y así,  eres capaz de curar, de ayudar, de convencerme a esforzarme por todo, tú me puedes hacer más fuerte de lo que soy… ¿Y cómo es posible? Porqué tú ya eres muy fuerte, y creo que aún no lo sabes. Esta fortaleza tuya me inspira a ser igual, y es por eso que te lo agradezco mucho…

-Gracias, pero no es verdad. Yo no soy fuerte como dices…

Sé que todos vivimos encerrados en algún defecto. Todos tenemos algo que nos da límites, nos impone barreras y nos priva de lo que más deseamos. Por ejemplo, algunos están encerrados en el desamor. Otros se esconden en la trinchera de la indiferencia, actuando como si nada les importara. Y no falta el que se encierra en la oscura celda de la soledad. Tengo varias, pero mi peor prisión es la debilidad. Mi peor defecto es no hacer lo que debo y deseo hacer, por ser débil en voluntad. Ni siquiera te he dicho estas cosas que estoy escribiendo…

-Lo harás… Confío en que lo harás. Haz lo mismo, y confía más en ti...- Me dirige una sonrisa de tal confianza, que mi inquietud inicial se incrementa y disminuye al mismo tiempo, sin poderlo explicar. Sonrisas en momentos únicos, logran cosas inexplicables. Digamos que mis palabras ya no tiemblan, pero, sin que sea perceptible, yo si:

-Tú…-Sonrío- Tú eres… como el otro lado de la moneda, la razón por la que creo que soy capaz de cualquier cosa. Eres mi admiración. A pesar de tus circunstancias, no te rindes… A pesar de algún desánimo, no cedes… Seguramente tienes momentos que te impiden respirar, pero los has sobrevivido y mantienes esa sonrisa que sobresale de cualquier tempestad…

…Tu sonrisa es un milagro maravilloso de tu corazón, un don que no todos somos capaces de poseer. Ante una prueba, no duramos, y somos destruidos, más tú, has continuado alegre, has vencido y vences cada día, y esa es una motivación para mí, en este mundo lleno de desesperación y fracasos..

…Tú puedes ser mi cura a mi debilidad. No quiero que mi timidez me prohíba hablarte, deseo demostrar mi fuerza de voluntad dando el primer paso. Porque perder un amiga como tú, por ser débil, es como quitarse la alegría de vivir, porque la vida son oportunidades de encontrar cosas valiosas, y las oportunidades solo se aprovechan con fuerza y decisión…

…Por eso, aprovecho la oportunidad de que leas estas lineas, y con ellas, me permitas ganarme tu confianza, que tanto anhelo… Solo permíteme ser tu amigo, para mí es la relación más grande que existe: la amistad verdadera. Si me aceptas, haré todo lo que está en mi poder para cumplir la meta de la que te hablé: hacerte feliz… ¿Qué dices?…

Un coche rojo estacionado en la calle enfrente de nosotros dos, hace sonar su claxon dos veces: Son sus padres. Ella se despide de beso, al igual que su hermana. Y haciendo uso de las muletas que le han enseñado a valerse por sí misma, mostrando al mundo su valor, camina con la gracia que sólo ella sabe imprimir a su único paso… mientras me intriga la idea de que nunca la he visto en una silla de ruedas. Una prueba más de que ella es única…
Gira antes de entrar al auto y, sonriendo, grita:

-¿Quieres que te conteste cuando lea este diálogo?

Respondo también con un pequeño grito:
Sólo si tu respuesta viene acompañada con una sonrisa…

Fuente: Un deseo encerrado (https://rickartz.wordpress.com/)

Anuncios

Autor:

Un chico normal con grandes ideales, eternas aspiraciones, una esperanza excelente, gustos que crecen cada día y buen sentido de humor. Normal, ¿No?

Exprésate, amigo(a)...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s