Publicado en Cuento, Preguntas, Todo

Nightingale… ¿Qué es lo que más deseas?

My Nightingale

El sabio escucha y absorbe más instrucción, y el entendido es el que adquiere dirección diestra, para entender el proverbio y el dicho difícil de entender, las palabras de los sabios y sus enigmas…
Proverbios 1:5,6

Estoy acostado en arena húmeda, con aroma a naturaleza. Todo está oscuro, el amanecer vendrá pronto. Estoy en una playa, donde mi Sol es la luna, mi luz es oscuridad y mi esperanza es el amanecer… Miro cientos de estrellas, aunque nunca las he visto en realidad. Solo me imagino que así son. Es el problema de vivir en la ciudad, hasta imaginarlo cuesta. Mi cabaña sin paredes se mece con suavidad cuando el viento fuerte y frio nos estremece. Escucho un ruiseñor, y me relaja por completo…

La luz solar me da en los ojos directamente y debo cubrirme con una mano si no deseo ceguera permanente. El camión en el que viajo ha girado poniéndome enfrente de un sol de Una de la Tarde, asándome a fuego lento. Y yo que disfrutaba mi Paraiso Noturno… Me hace olvidar ciertos problemas que suceden en mi vida actual. No desaparecerán, así que es bueno tener un Sol que esperar. Un Sol que no sea como el sol que ahora me incendia los pensamientos. Un Sol con S mayúscula… Cierro los ojos. Ahi voy otra vez…

Estoy acostado en arena húmeda, con aroma a naturaleza. El mar me cuenta su filosofia con el idioma de olas que vienen y van. De cierta forma tiene razón: Todo es como las olas, efímero y perecedero. Excepto mi Sol. Él es permanente, con capacidad de hacer permanentes las cosas con él…
El ruiseñor canta en la distancia. Me levanto. A cualquiera le daría miedo mi paraiso, playa desierta, noche fría, oscuridad casi total y viento de tempestad. Pero a mi me encanta. Las olas son más violentas, no… más alegres. Cierro los ojos por segunda vez: La función debe empezar…

El ruiseñor posa en mi hombro, y canta tan fuerte como la tormenta. No recuerdo a algún ruiseñor en mi Paraiso… Yo elegí la cabaña, la playa, y la luna. Después de todo, es mi Paraiso Nocturno. Pero no tengo duda que nunca elegí a este ruiseñor. ¿Qué haces aquí?

La duda me dice que será mejor despertar. Un sueño puede ser peligroso cuando no lo controlamos. Pero no puedo despertar. Seguramente el camión ha girado de nuevo y el conjunto de sombra y brisa me ha adormecido. O quizá el ruiseñor tenga algo que ver…

Miro mi cabaña a raiz de unos extraños sonidos y veo que se convierte en piedra: Poco a poco sus troncos se vuelven columnas de mármol deformadas y empieza a crecerle paredes blancas consumidas por la sal y puertas de vidrio corredizas; unos cables de electricidad se mueven serpenteando, dominándola como enredaderas que producen como fruto bombillas de luz, hasta convertir mi modesta cabaña en un monstruo de naturaleza muerta, en tecnología sin contexto…

¿El ruiseñor me lo advirtió? ¿O es él el causante? Debo irme… Corro al Este con el ruiseñor aún en mi hombro, mientras mi paraiso desaparece ante mis ojos… La arena se convierte en grava, los árboles en postes de luz, la playa en calle, con el mar como una piscina muy pequeña en comparación… ¿Qué sucede? El ruiseñor debe saberlo. No ha dejado de cantar…

Las personas siguen su Norte. Pero mi Norte es en realidad, el Este. Ahí es donde mi Sol saldrá. Corro a él cuando algo sale mal. Mejor dicho, siempre corro a él, sin importar qué bien o mal me vaya.

En el Este las cosas siguen normales, naturales. No ha llegado la Tecnología hasta aquí, sigue siendo de noche. Le pregunto al ruiseñor que sucede. Él deja de cantar y me mira. Me está diciendo algo.

Todo en mi Paraiso Nocturno simboliza algo, nada es literal. Así lo comprendo mejor. El ruiseñor es un ave muy parecido a cualquiera, no sobresale por su aspecto, con sus 16 cm de largo. Pero su canto… lo hace símbolo de primavera, de poesía, de amor. A mi me encanta esta ave, porque es tímido, y normalmente canta de noche, de una manera impresionantemente hermosa…

Su nombre en inglés, significa “Noche en Tormenta”… Nightingale.

Él sigue observándome. Lo entiendo todo. Él representa todo lo que deseo. Y me está diciendo que si quiero que mi Sol llegue, no puedo quedarme a esperarlo. Tengo que hacer algo. Algo que me dolerá mucho, pero que es necesario si deseo ser feliz, y hacer felices a los que quiero…

Él canta una nota más y se va. Yo me quedo mirando al Este. Por tí lo haré, Padre.

Por tí, seré como el Nightingale. No buscaré sobresalir más, no buscaré mi propia gloria, sino la tuya. Nadie sabrá quién emite mi canto, porque eres tú la fuente… Por tí, mi Sol, para que cuando salgas, yo esté preparado para recibirte…

El camionero me despierta, diciendo que su ruta ha terminado, regresará al Centro de la ciudad. Le agradezco, pensando en qué preocupación quería olvidar. Ah, si… Debo recoger a mi mamá al hospital a las siete de la noche…

¡Oh Dios, Sol mio, concédeme que esté mejor cuando vaya a buscarla!

Anuncios

Autor:

Un chico normal con grandes ideales, eternas aspiraciones, una esperanza excelente, gustos que crecen cada día y buen sentido de humor. Normal, ¿No?

Un comentario sobre “Nightingale… ¿Qué es lo que más deseas?

Exprésate, amigo(a)...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s