Publicado en Amor, Poesia, Todo

Carta a mi amada desconocida…

Mi árbol especial

El llanto de un corazón roto emite alaridos tan desgarradores que arañan el alma del más despiadado.

¡Hola! ¿Hace cuanto que no te escribía? Creo que ha pasado más de un año… ¡Tanto tiempo! Me hace pensar en aquéllos días en los que te escribia una hoja completa a diario. Ahora me parece demasiado dificil, pero ese milagro lo lograba mi amor por ti. ¿Cuantas estrofas. cuentos, acrósticos, sonetos…? No me arrepiento de ellos. Mi corazón los creó mientras estaba en tu posesión, así que todo eso es tuyo.

Yo deseaba llenarte de poemas que canten lo especial que eres para mi, tan especial como un árbol lleno de hojas de hermosos colores otoñales adornando mi vida, tan hermosa y llena de orgullo por tu esplendor… Quería que la gente mirara ese follaje poético tuyo y se llenara de un poco de envidia al saber que hallaste a alguien que te amaba más que a su propia vida, tanto que sacrificaria su felicidad por la tuya; yo sólo queria que todos supieran que te amé más que lo que deberia…

No estoy seguro si aún los conservas, como yo atesoro las cartas que recibí de ti. Quizá los quemaste, como era parte de tu carácter estallar cuando algo te molestaba. No me quejo, son tuyos y tienes derecho hacer lo que quieras con ellos. Esperaría que no, eso significaría que en tu corazón no morí completamente. Aunque tú rompiste el mio, te recuerdo que en todo el tiempo que estuvimos juntos, nunca me viste molesto, ni una vez. ¿Cómo molestarme ahora? El amor también tiene ese poder. Mi amor es muy poderoso…

Hubo un poema más, el último, que nunca recibiste, puesto que lo escribí después de que terminamos. Me hubiese gustado dártelo, como me hubiese gustado decirte muchas cosas que ya jamás se podrán… Lo adjunto aqui, al final de esta Carta, con el motivo de que sepas que yo siempre te amé, te amaré y te amo… ¿Recuerdas lo que siempre te decía? El amor es desear la felicidad de alguien más, más que la tuya… Pues aún te amo, y desearé tu felicidad incluso cuando yo no sea parte de ella, incluso si es mi muerte lo que te haría feliz…

Es por ese amor que no me alejé de ti de pronto, ni siquiera cuando un gran amigo me comentó la peor noticia de mi vida: Que siendo mi novia, intentaste seducirlo… ¿Y qué te obligó a hacer aquello? Me confesaste que fué por una obra de teatro… ¿Lo creí? Por supuesto que no. Y sin embargo no me separé enseguida. En mi opinión, no sé si lo hice porque te amaba demasiado como para amarme a mi mismo lo suficiente, o porque te amaba demasiado como para darme cuenta que eras una tierna niña confundida que no sabe lo que quiere, y no quise dejarte sola así, en este agresivo mundo. Quería que cuando me abandonaras, al menos supieras que sería de tu vida, quería estar seguro de que cuando no nos veamos más, serías feliz…

Pero eso lo decidiste tu, ¿Cierto? Lo hiciste otra vez… Y mi corazón dejó de sentir, de latir, de existir... Este golpe me volvió alguien frio, por un segundo, segundo suficiente para hacer lo que tenía que hacer. Me alejé de ti. Te dí tiempo para que decidieras a quien amabas más: si a mi, o a tí misma... La elección fue obvia. Y cuando ese segundo terminó, cuando el retazo sangrante de músculo que antes latia, volvió para amarte, tú no volviste a mi…

Y yo no volví a ti. Comprendí que no fui más que una hoja entre tus ramas, que el viento-tiempo me arrancó de tí, para jamás volver. Tus poemas de gloria fueron mis epitafios, que marcaban la muerte de aquél amante de una chica, quien nunca supe quién era, y quien nunca supo quién era yo.

Tú, mi linda, mi amada desconocida, trituraste los sueños que tú misma quisiste construir, y sin embargo jamás te odié, sino que aún te sigo amando…
Lo suficiente para saber, que lo mejor que puedo hacer por tí, por los dos, es morir…
Y vivirme otra vida.

Como cierre, te dedicaré este poema, que, al igual que esta Carta, jamás leerás. Pero una amiga me enseñó a quitarme este peso de encima, y se lo agradezco mucho.

Gracias por estar en mi vida. Hasta siempre… y hasta nunca.

Amor y Felicidad…

Otra vez no veré a mi Amor,
otro día sólo con mi dolor,
que es ya como un compañero,
y que desaparezca no quiero,

porque este dolor extraño,
que me gusta aunque me haga daño,
me gusta porque me recuerda a ti,
y es por eso que me convertí,

en el primero en estar triste y feliz,
me  siento triste porque no te veo,
y feliz porque estás ahí,
por ser el Amor en que creo,
por ser toda palabra que leo,

en cada historia que escribo,
por ayudarme a estar vivo,
por guiarme el día en que yo falle,
por regalarme cada detalle,
por el olor de tu shampoo,
o por ser solamente tú…

Hacerte feliz es lo que deseo,
y daría todo lo que poseo,
aún si mi dolor nunca se vaya,
lo daría todo porque halla,
felicidad en tu Corazón,

mucho Amor y mucha Pasión,
porque eso muy feliz te hará,
amar demasiado a quien te amará,
amar a la Vida, amar a Dios,
amar la Verdad, la Justicia, el Amor,
esto es lo que quiero de tí,
¡Que ames a todo como me amas a mí!

Si en tu Corazón eres sincera,
por siempre serás mi compañera,
el dolor ya no estará,
y por siempre lo nuestro será,
¡Amor y Felicidad!

Fuente: Un Corazón sanado por el Señor del Tiempo (https://rickartz.wordpress.com/)

Anuncios

Autor:

Un chico normal con grandes ideales, eternas aspiraciones, una esperanza excelente, gustos que crecen cada día y buen sentido de humor. Normal, ¿No?

5 comentarios sobre “Carta a mi amada desconocida…

  1. Es increíble la capacidad de amar que los seres humanos desarrollamos…

    Tu e-mail me pareció mas un intento de spam que una de tus cibernéticas cartas que tanto me gustan…
    Adoro que quieras que lea tus escritos, pero siempre gusta escuchar alguna palabra tal como ¿Cómo te encuentras?

    Espero que, al igual que tú ahora, esa chica a la que amaste sea feliz, pues no es bueno desearle mal a nadie. Aunque es muy grande lo que perdió… Todos cometemos errores.

    Ricky, aunque sean kilómetros lo que nos separen, nuestra amistad, que cada vez que leo lo que escribes crece más, nunca perecerá. Amistad y amor es lo único que importa en este mundo.

    Un cibernético beso muy grande ^^

    De tu amiga, Airin

  2. me gustan tus escritos espero no perezcas en el intento,sigue escribiendo como hasta ahora lo has hecho,saludos y exito.tu amiga angy.

  3. ¿ Qué es Amar ?¿Qué es el verdadero amor?
    En base a muchas experiencias personales , experiencia de amigos, experiencia de parientes y experiencia de otras personas, llegué a estas conclusiones sobre que es amar :

    En primer lugar , “Amar es entregarse olvidándose de si”. Pero esa entrega es recíproca . Hay personas que no comprenden esto. Confunden entrega con pasión , no comprenden que entregarse es hacer lo que es mejor para la otra parte . Jamás el verdadero amor separa estudios, separa familias, separa metas, separa principios, separa ideales. El verdadero amor es dar a la otra parte la oportunidad de que sea mejor persona. Es dar a la otra parte la oportunidad de que viva en armonía. Una persona que ama desea integrarse a la familia de la otra parte y nunca aislar a la persona que ama de su familia. El verdadero amor incluso a costa de su propio sacrificio quiere siempre lo mejor para la otra parte, aunque eso signifique sacrificar el propio amor. El verdadero amor no conoce de distancias. El verdadero amor no solamente es amor sensual, amor sexual, amor pasional, sino amor total , amor integrado. El verdadero amor no puede nunca permitir destrucción de hogares, destrucción de metas, destrucción de principios. El verdadero amor conoce incluso de renunciación. Los grandes amores nunca han empezado destruyendo algo sino construyendo algo. El verdadero amor es pensar en la felicidad de la otra persona aún a costa de perder ese amor. El verdadero amor quiere que el entorno de la persona feliz gane a un extraño y que deje de ser extraño. El verdadero amor en cualquier tiempo desde Adan y Eva hasta el presente siglo 21, es pensar en la otra persona mas que en uno mismo. Si uno solamente piensa en uno mismo, eso no es amor, eso es egoísmo puro. Pasión es egoísmo puro. Destrucción es egoísmo puro. Nadie que ama quiere hacer daño a la persona que ama. Cualquier cosa que la dañe, que la destruya, que la hunda, que la aleje de todo lo que para la persona representaba amor absoluto y desinteresado, eso no es amor. El verdadero amor exige sacrificio. Exige entrega, pero no significa entrega corporal únicamente . Amar es ayudar a superarse a la otra parte. Ayudar a crear un entorno de amor. Entre una pareja pueden ocurrir muchas cosas, pero ocurra lo que ocurra ninguna relación termina bien cuando hace sufrir. El sufrimiento que el propio Dios al enviar a su hijo Jesús a que redima nuestros pecados, dándonos una prueba de verdadero amor, implica amor por conciliar, amor por acercar, amor por hacer crecer. El verdadero amor se siembra en terreno de sacrificio pero nunca sacrificio significa daño. El daño persigue a la gente que ha hecho daño hasta el fin de sus días. El daño es como un estigma. El daño es como una cicatriz en el rostro que nunca se puede borrar. Y solamente con el perdón se aminora pero jamás se borra del rostro. El verdadero amor cuesta y cuesta mucho. Entre un hombre y una mujer, de la edad que sea, cuando de verdad se aman no se autodestruyen. No se exponen. No se arriesgan. Cuando existe verdadero amor.. el deseo pasa a un segundo plano . El verdadero amor es mil veces mas fuerte que la pasión. Un deseo carnal termina en minutos. Un verdadero amor puede y debe durar toda la vida. La vida nos trae muchas cosas buenas y malas, pero al lado de un verdadero amor la mas espantosa de las tormentas, el mas terrible de los terremotos, el mas horrendo de los sucesos, es protegido cuando hay verdadero amor ….

    1. Una gran verdad expresada muy coherentemente. Sólo el amor verdadero puede triunfar por ser una relación que construye seres humanos en constante crecimiento. Una relación sin amor, no edifica, destruye.

      Sólo en una cosa no concuerdo, pero no por ello no valoro su opinión, amigo. Ello no es más que un punto de vista. Es que el amor es un sentimiento recíproco, que debe empezar con uno mismo. Uno no es capaz de amar, si no se ama a sí mismo. Por ello incluso la Biblia menciona “Ama a tu prójimo como a ti mismo”.

      Cuando debemos tomar una decisión que afecta a los demás, entonces actuamos con humildad, considerando a los demás, honrándolos, amándolos…

      Sin embargo, comprendo perfectamente tu razonamiento. Definitivamente, una verdad oculta, un secreto a la vista de todos…

Exprésate, amigo(a)...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s